Blogia
................. puntos de inflexión ...

*/ Etiquetas ...

<strong><font size=4>*/ Etiquetas ...</strong></font>

___________________________________________

 

   

Las prendas cada día tienen más etiquetas, con más información y más detalles. Me imagino que es consecuencia directa del país de las demandas multimillonarias. Todos hemos visto esas escenificaciones en la que un abogado le dice al juez: “Señoria: El fabricante no hizo constar en la prenda de que con ella no era posible lanzarse desde un décimo piso, y como esa información no fue facilitada a mi cliente, éste ha sido víctima de un traje de baño engañoso, con el símbolo de superman en el paquete, que hizo suponer a mi...”. Y el cliente, desde una silla de ruedas, asiente con gesto triste.
Los fabricantes para curarse en salud, han pasado al extremo opuesto. Una prenda se ha convertido en un libro, lleno de información interesante. Hay prendas con tres o cuatro etiquetas. De hecho he visto tangas con más tela en las etiquetas que en la prenda misma... y la cuestión es que puede resultar hasta útil, que a veces en el servicio no sabes que leer y puedes recurrir a las etiquetas del slip, que una de ellas es con símbolos jeroglíficos y da mucho juego intelectual.
También es verdad que ahora los fabricantes se enfrentan a otro tipo de demandas. Son las que deberíamos denominar “daños colaterales producidos por las etiquetas”. Ahora llegan los juicios en los que los abogados declaran: “Señoria: Las rozaduras de las cuatro etiquetas del pantalón de mi cliente, puestas de forma negligente por los fabricantes, le comenzaron a hacer unas rozaduras en la cadera. Rozaduras que fueron infectadas por las sustancias tóxicas de las que están compuestas, de tal modo que la ulceración llegó al hueso, produciendo daños irreparables en la cadera de mi cliente, lo cual...”. Y el cliente asiente con tristeza desde una silla de ruedas.
Y ya sé que todo esto puede parecer exagerado, pero ya se están produciendo las primeras lesiones de cervicales debido a los daños producidos por las etiquetas de las camisas en los cuellos.
      
Y tal es la obsesión por las etiquetas, que me he despertado a medianoche y mi mano estaba sobre la etiqueta de la funda de la almohada. Entre sueños he pensado que tal vez todo está etiquetado, y bien etiquetado, para evitarse demandas el fabricante. Y me ha asaltado una duda.
Te he levantado con cuidado el pelo y he palpado hasta encontrar lo que me esperaba, irremediablemente, encontrar. He descubierto la etiqueta cosida a tu nuca. La etiqueta de tu piel. Tu etiqueta.
He encendido la luz de la mesilla y, procurando no despertarte, la he leído:

  

---------------------------------------------
Talla M
*
Human´s Fashion
*
Made in the earth
*
Producto humano
de alta sensibilidad
*
Usar exclusivamente con
tratamientos delicados
*
Composición:
30% Bondad
30% Ternura
20% Comprensión
10% Solidaridad
10% Buen humor
*
Lavable a 30º
Se arruga al sonreír
No planchar con tristezas
Centrifugar solo con pasión
Besable 100%
Amor garantizado
*
--------------------------------------------

    

Con la certeza de lo ya sabido, he apagado la luz y me he acercado más a tu calor. He seguido durmiendo con la tranquilidad, nuevamente, confirmada... por el fabricante.

    

____________

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

fernando -

un texto muy interesante... me ha gustado mucho.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres