Blogia
................. puntos de inflexión ...

*/ Un ojo perverso ...

<strong><font size=4>*/ Un ojo perverso ...</strong></font>

???

_________________________________________________________________

 

 

 

 

 

El verano pasado me apunté como lectura el “Antimanual de filosofía” de Michel Onfray pero la casualidad hizo que no lo encontrase, y sin embargo me topase con otro libro del mismo autor… su titulado “Tratado de Ateología”, que es posible que a cualquiera que no crea en lo divino no le diga nada nuevo… pero lo dice muy bien.

Lo cierto es que cualquiera que tenga “inquietudes teológicas o ateológicas” debería pegar un repaso a sus creencias, y el contenido de este libro “puede ser la biblia de un mundo real… sin dioses”.

Apoyándome en la contraportada… hay que decir que lo bueno de este libro es que habla de “un ateismo que no se defina  sólo en negativo”… ya que lo malo de la palabra “ateo” es que representa una negación, no-dios, y de algún modo la negación admite la afirmación. Así si niego algo… de algún modo confirmo su posibilidad, su existencia, y tomar la postura negativa es “admitir paradójicamente” la posibilidad real de la positiva.

Y Orfray habla de un ateismo “que se presente como una postura nueva y positiva respecto a la vida, la historia y el mundo. La “ateología” debe en primer lugar enunciar una crítica robusta y definitiva contra los tres monoteísmos principales, para después presentar un decidido rechazo a la existencia de lo transcendente y finalmente promover, después de milenios de negligencia, un interés por nuestro único bien verdadero: la vida terrena, el bienestar y la emancipación de los cuerpos y las mentes de mujeres y hombres”.

 

 

 

Michel Onfray

en su

"Tratado de Ateología"

 

 

El ojo perverso del monoteísmo.

Sabemos que los animales no tienen dios. Libres de religión, ignoran el incienso y la hostia, las genuflexiones y los rezos, no los vemos extasiados ante los astros o los sacerdotes, no construyen catedrales, ni templos, nunca los sorprendemos dirigiendo invocaciones a obras de ficción. Con Spinoza, imaginamos que si crearan un dios, lo inventarían a su imagen y semejanza: con grandes orejas para los asnos, una trompa para los elefantes y un aguijón para las abejas. Del mismo modo, pues, cuando a los hombres se le mete en la cabeza dar a luz a un dios único, lo hacen a su imagen y semejanza: violento, celoso, vengativo, misógino, agresivo, tiránico, intolerante… En resumidas cuentas, esculpen su pulsión de muerte, el aspecto sombrío, y hacen de ello una máquina lanzada a toda velocidad contra sí mismos…

Pues únicamente los hombres inventan mundos subyacentes, dioses o un solo Dios: sólo ellos se prosternan, humillan y rebajan; sólo ellos fantasean y creen firmemente en historias inventadas con esmero para evitar mirar cara a cara su destino; sólo ellos, a partir de esas ficciones, construyen un delirio que arrastra consigo una retahíla de disparates peligrosos y nuevas evasivas, según el principio de la máxima estupidez, trabajan con ardor por la realización de lo que, sin embargo, esperan evitar más que nada: la muerte.

¿La vida les parece insoportable con la muerte como fin ineludible? Rápidamente se avienen a llamar al enemigo para que gobierne su vida; desean morir un poco, con regularidad, todos los días, a fin de creer, cuando llegue la hora, que les será más fácil morir. Las tres religiones monoteístas incitan a renunciar a la vida aquí y ahora, con el pretexto de que algún día será necesario resignarse a ello: preconizan un más allá (ficticio) para impedir el goce pleno en la tierra (real). ¿Su combustible? La pulsión de muerte y las incesantes variaciones del tema.

¡Extraña paradoja! La religión responde al vacío ontológico que descubre todo el que se entera de que va a morir un día, que su estadía en la tierra está limitado en el tiempo y que la vida se inscribe brevemente entre dos nadas. Las fábulas aceleran el proceso. Instalan la muerte en la tierra en nombre de la eternidad del cielo. Por ello, arruinan el único bien del que disponemos: la materia viva de una existencia cortada de raíz con el pretexto de su finitud. Ahora bien, dejar de ser para evitar la muerte es un mal cálculo. Pues dos veces pagamos a la muerte un tributo que hubiese bastado con pagar una vez.

La religión surge de la pulsión de muerte. Esa extraña fuerza perversa en el vacío del ser trabaja para destruir lo que es. Donde algo vive, se expande, vibra, se mueve una fuerza contraria indispensable para el equilibrio que desea detener el movimiento e inmovilizar el flujo. Cuando la vitalidad abre caminos, cava galerías, la muerte se activa, es su modo de vida, su manera de ser. Echa a perder los proyectos de ser para destruir el conjunto. Venir al mundo es descubrir el ser para la muerte; ser para la muerte es vivir día a día el descuento de la vida. Sólo la religión parece detener el movimiento. En realidad, lo precipita…

Cuando se vuelve contra uno mismo, la pulsión de muerte genera todas las conductas de riesgo, los tropismos suicidas y las exposiciones al peligro; dirigida contra el otro, genera agresión, violencia, crímenes y asesinatos. La religión del Dios único se adhiere a esos movimientos: trabaja a favor del odio hacia sí mismo, el desprecio al cuerpo, el desprestigio de la inteligencia, la denigración de la carne y la valoración de todo lo que niega la subjetividad gozosa; proyectada contra el otro, fomenta el desprecio, la maldad y la intolerancia que da lugar a los racismos, la xenofobia, el colonialismo, las guerras y la injusticia social. Una mirada a la historia basta para comprobar la miseria y los ríos de sangre vertidos en nombre del Dios único…

Los tres monoteísmos, a los que anima la misma pulsión de muerte genealógica, comparten idénticos desprecios: odio a la razón y a la inteligencia; odio a la libertad; odio a todos los libros en nombre de uno solo; odio a la vida; odio a la sexualidad, a las mujeres y al placer; odio a lo femenino; odio al cuerpo, a los deseos y pulsiones. En su lugar el judaísmo, el cristianismo y el islam defienden la fe y la creencia, la obediencia y la sumisión, el gusto por la muerte y la pasión por el más allá, el ángel asexuado y la castidad, la virginidad y la fidelidad monogámica, la esposa y la madre, el alma y el espíritu. Eso es tanto como decir “crucifiquemos la vida y celebremos la nada”.

 

 

 

 

 

_____________

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

nisu.- -

Ya...
Pero. ¿Quién ha dicho aqui que prescinde de lo material?...
La palabra espiritualidad ha salido aqui cuando antes he dicho que "todas las religiones tienen en su base una espiritualidad positiva..."... pero que precisamente esa espiritualidad... les cruje cuando tratan de ejercerla...
Y luego he dicho que... "hay mucho que aprender de todo lo que desprenda espiritualidad"...
esas ha sido mis citas iniciales a la espiritualidad...
Y de la definición me quedo con que... puede haber una sensibilidad que se interese por algo más que lo material...
Lo material... se nos supone... precisamente "de ese nosotros material" (cuerpo) surge el pensamiento.
La palabra alma "puede" estar más contamianda religiosamente hablando... pero estoy casi seguro que cuiando alguien dice que "lo siento dentro de mi alma"... está pensando en su "pensamiento-emoción interior" y no en transcendencias cósmicas teológocas...
pero la palabra espiritual... en contraposición a la palabra material... no...
Y si es así... ya es hora de recuperar palabras que nos han sido robadas por una panda gurús, rabinos, cardenales... y demás "manipuladores de almas"... (ves aquí sale la palabra alma... que está mucho más contaminada, pero tampoco me da "miedo" decir que tengo alma... ¡Qué va! es uan palabra que suena muy bien... y puedo considerar que la tengo... sin matices mágicos)
No estaría mal recuperar esas palabras que tienen un sentido más amplio o más personal ... que son algo más que, por ejemplo, creer en seres imaginarios onmipotentes en los que nos han hecho creer desde niños...
Espitual, en su concepto base, no tiene nada que ver con lo mágico-religioso... y podría ser más un término filosófico...
¡Pues al menos que nos dejen en paz y no nos roben palabras!... Y quizá es una de las palabras más importante, porque está claro que además de nacer, comer, reproducirnos... y demás.... hay un espiritu en la máquina (espero que de todos)... que nos hace pensar "en el sentido último de algunos detalles que nos afectan en la vida"...
Y ahora que digo vida... ¿hay vida en la vida?...
Porque también es una palabra muy ambigua...

Salud.-

Espíritu -

En mi opinión es el raciocinio, la ética, lo que yo aprecio en tus ejemplos
Y esa definición de espiritual... me sorprende que alguien pueda decir que no se interesa por lo material pues sin lo material ni siquiera habría pensamiento. Por eso decía antes que me parece importante ser rigurosos en el lenguaje. Un ejemplo, ¿podemos hablar de existencia del alma sin creencias religiosas?. A mí me parece que no, y lo mismo me pasa con la palabra espiritualidad. En mi humilde opinión es ya una palabra definitivamente contaminada de trascendencia, y por tanto poco rigurosa desde un punto de vista racional.

Saludos

nisu.- -

Hola tú...
Sobre lo de espiritual... a ver...
Lo malo de las palabras es que son muy delicadas... manipulables... y ambiguas...

Pero mira lo que llamo yo espiritual es justo la segunda acepción de la palabra en el diccionario de la real academia de la lengua... osea que lo que viene ahora no me lo invento yo...
Para que no haya dudas.
"Espiritual:
1 Perteneciente o relativo al espíritu. (que la verdad es que dice muy poco)
y
2 Dicho de una persona: Muy sensible y poco interesada por lo material."

Esto es bueno... me vale...
Esta es la interesante...

Creo que tenemos cuerpo... y el cuerpo es una máquina egoista, física y química perfectamente programada para la autosatisfacción, por encima de toda ética o moral... es decir, muy animal... mecánico y previsible.

Pero hay lo que se ha llamado "the ghost in the machine"... el fantasma en la máquina... el espiritu de la máquina...
y ahí entra la parte espiritual de la que hablo...
y no es cuestión de fé... porque no es una creencia... sino unas sensaciones y unas emociones que me llevan a hacer y sentir cosas que la máquina ni se imagina.
Un ejemplo simple... mi cuerpo ante un bocadillo se lo comería sin pensar en más... sería los carbohidratos y las proteinas necesarias para su funcionamiento... pero si te pones tu delante... fuera de toda lógica corporal... te daría gustoso la mitad... y eso me haría sentir muy bien... me sentaría mejor que comemermelo yo sólo delante tuyo... y es más, si me pones cara pena y me dices que llevas tres días sin comer... te lo doy entero, me sacrifícaría y me sentiría muy muy bien, me haría sentir mejor... a pesar de que mi cuerpo pasase hambre...
Ahí está el espiritu en la máquina. Y nos es una cuestión de fé sino de sensaciones y emociones que surgen de dentro y no de fuera.
Y esa espiritualida no surge de un mandato mágico-religioso, eso sería obedecer unas obligaciones de dogma y así no tiene mérito... lo hago simplemente para que dios se porte bien conmigo; sino que surgen de unas emociones y pensamientos personales que me reconfortan y que hacen creer que hay algo más importante que lo material.

Un creyente hace sus "Buenos Actos" y se descalifican porque se han convertido en un mandato... para ganarse el cielo.
Sin embargo una persona espiritual... lo hace porque así se siente mejor consigo mismo.
Posiblemente esa espiritualidad es pensarq ue hay algo más importante que lo material.
No hablo de espiritualidad cósmica.
Hablo de espiritualidad que surge de dentro de las emociones de uno mismo.
Y por cierto lo malo de las religiones es que han querido presentarse como el monopolio de los pensamientos humanistas... y los pensamientos humanistas existen por encima de dioses, dogmas, creencias y fes.

Otro ejemplo... mirar una flor es placentero... y no pienso en comermela... pero de algún modo lo disfruto y me hace pensar que el mundo es menos mediocre...

Aio.-

¿Espiritualidad? -

Pero Nisu, ¿qué es eso de espiritualidad?
La existencia del espíritu también es pura cuestión de fe. Un agnóstico debe cuestionar la existencia de la espiritualidad porque segramente no existe como tal a no ser que hablemos de pensamiento mítico, y en ese caso me parece imprescindible no usar el mismo lenguaje engañoso que usan los creyentes.
Un saludo.

nisu.- -

Hola a todos...
A ver Sangon sé que es un tema delicado porque se trata de creencias de fé en las que mucha gente basa "su existencia"... y lo entrecomillo porque siguiendo algunos dogmas de fé... tu vida deja de algún modo de ser tu existencia... o eso es lo que en último extremo ocurre.
A mi la religión en el fondo me parece siempre una espiritualidad positiva... si... mientras no coharte, mutilé o reprima la vida de los demás; o reprima de modo evidente tu vida misma.
Todas las religiones tienen en su base una espiritualidad positiva... paz y amor al projimo... ya... pero a base de represión, negación de las cosas más auténticas de la vida... y guerra al que no "piense como yo" (también entre evidentes comillas). Es decir que se han convertido en una herramienta de manipulación de las vidas ajenas.

Pero... en el fondo entiendo lo que dices... porque hay mucho que aprender de todo lo que desprenda espiritualidad, paz y amor.


Y... salud.
Amén .............


Un Saludo.

sangon -

Tener libertad de elegir, de creer o no creer, y sobretodo no cerrar puertas, no se puede negar algo solo por que yo no lo sienta o no lo vea."el mito de la caverna" de Platón me parece genial como filosofía de vida aplicada a muchas cosas, también a la religión. Siempre pensamos que nuestra visión es la única válida, y siempre hay que dejar la posibilidad abierta de que puedan existir incluso aquellas cosas más increibles. Sólo es eso no cerrar puertas, eso ayuda mucho a aprender..
saludos

M ateo -

Y luego está ese colectivo dirigente que defiende una idea de familia, sin ser capaces ellos de formar una.

Salud

Anónimo -

Todo lo que te haga pensar en otra vida para novivir plenamente esta es una supertición manipuladora.
Toda idea que te priva de vida es una manera de morir sin vivir.

Salud y Suerte amigo.

Ahimsa -

Las personas felices no sienten miedo y no son manipulables.
Si viviéramos y dejáramos vivir...
Salud y disfruten de ella, de la Vida, de ésta, que es breve pero puede ser plena.




Mía -


A veces es mejor

no opinar,pero

mi condición

me obliga a decir

que es la raíz de

todas las discordias,

cualquiera que sea

la religión,soy lo

agnóstica que se puede

ser como dijo Iñaki

Gabilondo,siendo de un

país como el nuestro...

pero cuanto mal hacen

y han hecho las religiones!

♥♥♥besos♥♥♥

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres