Blogia
................. puntos de inflexión ...

*/ Paraguas ...

paraguas

... foto nisu ...

___________________________________________________________

 

 

 

 

 

 

Los paraguas, los taxis ...

Karmelo C. Iribarren

 

 

Acabo de tirarlo,

35 minutos bajo la tormenta

-esperando un maldito

taxi-

han podido con él.

Pero como se ha portado.

Esa es la diferencia:

los taxis son como ciertos amigos,

nunca están cuando más los necesitas.

Los paraguas, en cambio, mueren por ti.

 

  

 

 

♣ 

  

 

 

 

Como salvar una vida

(How to save a life)

 

The Fray

 

 

 

 

 

 

_____________

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Ray -

Para reflexionar:

La amistad (por J. Muñoz Cota)


Cualquier diccionario nos dice que amistad es afecto o cariño entre personas. Siendo verdad esta definición, no completa su ámbito de calidad humana.

Conviene subrayar que el término afecto o cariño entraña, cada uno en sí, una serie de elementos distintivos.

Se supone que la amistad equivale - dentro de nuestro mundo anarquista - al ejercicio de la solidaridad cariñosa. Vale aclarar: todos los seres humanos han de vivir solidariamente si pretenden salir adelante en la inevitable lucha humana con sus circunstancias. El ser humano es indivisible, individual, único; pero a condición de que aceptemos, cuando menos, que no puede prescindir de la acción y reacción del medio que le circunda, o, de otro modo, que el humano no es una isla y que requiere de otros humanos, únicos como él, para salir airoso en la solución de la constante problemática que lo acecha. El humano vive su problemática individual, es cierto; pero también lo es que no se salva de la problemática que hay en sus relaciones con la naturaleza y con otros humanos. Necesita del concurso de otros humanos. Aquí es donde tiene su ubicación la solidaridad humana. Sin embargo, más allá de este mero acto de apoyo mutuo, que pudiera ser estrictamente formal y utilitario, la vida nos depara dos expresiones de tipo superior; la amistad y el amor.

Valdría la pena meditar en torno a los puntos de contacto u de diferencia que existen entre el amor y la amistad. Ellos tienen en común lo que Goethe calificó como las "afinidades electivas". Se es amigo de quien, en cierto sentido, tiene características que nos son afines. Ello no quiere decir que no exista el caso de la amistad entre seres desemejantes (no afines); pero lo natural es que los amigos coincidan en la mayor parte de sus motivaciones y de sus preferencias; una suma de simpatías y de diferencias determina la jerarquía de la amistad.

El filósofo Federico Nietzche aclaró estos conceptos, definitivamente, al decirnos: "Yo no hablo del prójimo, sino del amigo" y, todavía más explícito: "Sí tú eres un esclavo (entendido de manera general como ser esclavo de algo o alguien), no puedes ser amigo. Si eres un tirano (entendido de manera general como ser tirano con uno mismo o con los demás) no podrás tener amigos".

La amistad verdadera sé finca sobre la base de un respeto recíproco (mutuo). La amistad es la conducta de la dignidad humana. No hay amistad ahí donde perduran los vestigios del autoritarismo (referido no sólo al campo del autoritarismo visto en las instituciones y personajes tradicionales, sino en el espacio de las relaciones entre todas las personas en el diario vivir), de la sumisión, del vasallaje.

La amistad es desinteresada; presta para cumplir y ayudar al amigo. No es una letra de cambio que va a cobrarse, sino una entrega cabal de servicio constante.

No se es amigo en el ámbito de la ignominia (de la ofensa), el vicio, la explotación. La obediencia ciega son razones para que se identifiquen los cómplices o las víctimas, pero jamás los amigos, porque la amistad requiere de la propia estimación y del respeto de uno mismo. ¿Cómo podría el verdugo autodenominarse amigo de la víctima?

El anarquismo (háganse el trabajo de investigar de qué se trata concretamente), entendido como conducta, como moral sin dogmas ni sanciones, es escuela de amigos sinceros. Los anarquistas son amigos universales, solidarizados cariñosamente con todos los humanos del orbe; son amigos porque los une el dolor y los exalta el amor a la libertad del género humano.

La amistad niega el determinismo de la fuerza del utilitarismo como razón de ser de la existencia. No es verdad absoluta el hecho de que los seres humanos tengan que luchar contra sus semejantes. El "hombre" no es necesariamente el lobo del "hombre". La amistad, con su carga de desinterés y su capacidad de sacrificio a favor del amigo, es réplica feliz de la filosofía implacable de la violencia en la lucha por la existencia y la supervivencia del más fuerte. Kropotkin -observe su obra El apoyo mutuo- realzó la circunstancia de una solidaridad latente en los fenómenos del mundo zoológico, como condición para la supervivencia, y el filósofo y maestro Jorge F. Nicolai, en su obra “Biología de la guerra”, destruyó los argumentos que proclaman la fatalidad de la violencia y del exterminio.

La amistad de los seres humanos - al igual que la amistad de los pueblos- será condición impostergable, para la paz universal; no los tratados ni los protocolos, sino la actitud amistosa que propicia la convivencia humana.


nota: El artículo "La Amistad" de José Muñoz Cota, aparece en las páginas 111 y 112 de la Enciclopedia Anarquista publicada a modo de etracto en la revista "Tierra y Libertad" número 351, noviembre de 1972, México D.F.

Un saludo compañero.

Carla -

Sangon. La frase de Helen Keller es impresionante.

Me quedo con eso de: "Todo lo que amamos profundamente se convierte en parte de nosotros mismos"

Somos todo lo que amamos.

Nisu. En ocasiones en tus comentarios dices de golpe todo lo que vas de alguna manera introduciendo en los textos que nos ofreces.
Cuando lo haces es una joya. Deberías abrir más a menudo el "cofre de tus tesoros".

Un saludo. Sí, desde Texas. (aunque toledana de nacimiento. Curioso, verdad).
Si coges un avión a los Estados Unidos, me avisas.

Un saludo.

Sangon -

Intentando expresar lo que siento...
Dejarse llevar por el corazón. Lo que quiere decir que puedes amar a tu pareja, a tus amigos, al conocimiento... a cada cosa que realizas en la vida, en distintas intensidades.
Repito, dejarse llevar por el corazón, y no por lo que es normal, lo que debe ser o por lo que hemos aprendido.
Cuestionarnos continuamente todo lo que sabemos, olvidar las clasificaciones. Sentir y compartir ese sentimiento.

Una frase que resume muy bien lo que siento...

"Lo que una vez disfrutamos, nunca lo perdemos. Todo lo que amamos profundamente se convierte en parte de nosotros mismos".

Helen Keller

nisu.- -

EPILOGO

Como todas las vivencias… la de la amistad puede estar demasiado sobrevalorada. Igual la usamos para sentirnos importantes y valorados. Casi todo el mundo se reconoce en un ámbito de soledad, pero lo curioso es que en el fondo luego nos expresamos respecto a los demás con en un tira y afloja entre “dar” y “recibir”… y no creo que consista en eso del todo. Y está, la ambigüedad subsiguiente de “dar qu锅 “recibir qu锅 “qué puedo dar”… “qué espero recibir”… ¿Es un juego de contraprestaciones?… yo doy si recibo… si recibo doy… y que sea equilibrado porque si doy más de lo que recibo me siento mal… si no me das no doy… si doy que me den… verlo así puede resultar demasiado “material”… no sé…

Creo que amig@, real auténtico, sólo se puede tener uno, y a ser posible lo mejor es vivir (con-vivir, sobre-vivir, re-vivir, des-vivir) con él. Luego encuentras un montón de gente amigable, agradable, encantadora, normal, soportable… del montón… unos del montón de los buenos, y otros del montón de los malos… Y seguro, es lógico, que hay unos con los que presientes una cercanía inmensa… que presientes que podría ser “ese amigo”, e incluso compartes cosas únicamente con él… alguien excepcional, con quien haces excepciones, pero todo es relativo… porque se le puede demostrar muy poco la amistad, es casi imposible demostrarle lo que sientes, lo que podría ser… y si no lo demuestras, todo queda en la subjetividad, en la ambigüedad… en un juego de expectativas…

No se puede decir a nadie “soy tu amigo”… sino que hay gente a la que te de-muestras como amigo. Das-muestras de amistad. Y lo demuestras en pequeñas cosas. En mínimas situaciones. Las grandes ocasiones son pocas… y cuando surgen uno no sabe cómo va a responder. Tampoco hay que esperar mucho.

Si a la amistad se va con grandes pretensiones… encuentras grandes frustraciones. Pero si vas sin esperar nada, sin buscar nada… todo lo que encuentras, es mucho.

Es algo que no puede ser premeditado, todo es más espontáneo… ocurre que para cuando te das cuenta, sin saber el porqué ni el cómo, te estas “dando” a quien menos esperabas… y cuando digo “dando”… tan sólo quiero decir “mostrando”… nada más, sin más, “mostrando”, y que te muestres a alguien es la mayor complicidad que se puede alcanzar… sientes cercanía… a partir de ahí… después de mostrarte… puedes empezar a “demostrarte”… a demostrar lo que sientes por el otro. Recibir… mientras no recibas dolor, uno puede estar agradecido de todo.

De todos modos… Hablar de determinadas cosas es contraproducente. Contra más hablas de una cosa más pierde su significado, se vacía de contenido, porque el contenido es dudoso. Contra más hablas de una cosa, más se coinvierte en objeto, se “cosifica” y pierde su sentido… su sentimiento. Las palabras se quedan vacías… y al final, aunque sea una palabra que yo mismo pueda utilizar, la amistad se convierte en una palabra ñoña, que me suena a niños repeinados de colegio de pago, a buen rollo hipócrita de comida de negocios, a gente que no ves desde hace 24 años, pero que le llamas amigo por llamarle de algún modo… (e igual es un amigo de verdad pero piensas que no había, ni que dar ni que recibir ni que usar)… al final se pretende usar la palabra amigo para algo muy grande, cuando debe ser un gesto muy pequeño. Pero las palabras sirven sobre todo para engañarnos, autoengañarnos y llenar con palabras huecos y vacíos.

A ver… quiero decir que si hablo de amistad… acabo no creyendo en la amistad. Es así. Conclusión final.

Es tan difícil como definir “azul”… que aunque lo ves no lo puedes expresar, te tienes que “limitar” a sentirlo.

Y en estas cosas abstractas sólo creo en lo que siento.

Saludos bajo el paraguas.

nisu.- -

CAPITULO I.

AZUL

“El color es lo que vemos cuando llega a nuestros ojos la luz reflejada por un objeto.

Es un fenómeno físico-químico asociado a las infinitas combinaciones de la luz, relacionado con las diferentes longitudes de onda en la zona visible del espectro electromagnético, que perciben las personas y animales a través de los órganos de la visión, como una sensación que nos permite diferenciar los objetos con mayor precisión. Todo cuerpo iluminado absorbe una parte de las ondas electromagnéticas y refleja las restantes. Las ondas reflejadas son captadas por el ojo e interpretadas como colores según las longitudes de ondas correspondientes. El ojo humano sólo percibe el color cuando la iluminación es abundante. Con poca luz vemos en blanco y negro.

Azul

El color azul es una de las seis sensaciones cromáticas básicas de la visión humana normal. Su opuesto es el amarillo. La luz azul tiene una longitud de onda de alrededor de 470 nm”.
Wikipedia

………

Así que los objetos absorben determinadas longitudes de onda de luz y reflejan… por no decir rechazan… el resto.

Esto nos da que pensar que los que llamamos “azul”… lo es todo, menos azul.

nisu.- -

PROLOGO
Primero hablo del poema… para entrar en el debate…
Posiblemente en la amistad todos esperamos un taxi… el salvador que nos va a sacar del chaparrón, el que nos va a rescatar de la tormenta… pero realmente el que estaba ahí, infravalorado, como un objeto, un instrumento, el que “se ha roto por ti”, “el que se ha destrozado anónimamente”… era lo que tenías en la mano y no valorabas… estaba tan cerca que ni lo tenías en cuenta. ¡Quién menos te lo esperas es un paraguas!
A ver… qué difícil es con palabras hablar de cosas abstractas, de cosas subjetivas, de sentimientos. Es un problema. Porque alguien dice la palabra amigo, y no se sabe muy bien a que se acaba refiriendo. Y vamos a sustituirlo por “otra palabra abstracta” como “azul”… y uno dice azul y otro puede pensar en un azul claro, y otro dice azul y se refiere a un azul cobalto, y otro dice azul y señala un azul muy muy negro… Y la verdad es que no hay ni límites claros, porque donde alguien me habla de azul, yo veo verdes por todos los lados… E incluso depende mucho del día que uno tenga, porque según el día nuestro azul puede ser pintado con pastel (y dentro del tono pastel puede ser dulce, o azul pastel empalagoso); o según el día nuestro azul puede gris… gris azulado… pero gris.
Así que es muy difícil hablar de la amistad porque se debe utilizar una palabra, y las palabras… dicen muy poco. Sí, es así, las palabras dicen poquísimo. Lo sabemos, se utilizan, se manejan e incluso se manipulan. Y una cosa es lo que se siente, otra cosa como se quiere decir, otra cosa como se es capaz de expresar, otra como se es capaz de entender… e intervienen tantas cosas que al final uno no sabe, ni lo que ha querido decir, ni lo que ha dicho, ni lo que le han entendido.
Las palabras cuando se repiten muchas veces se quedan huecas.
En el tema anterior del hedonismo había un punto fundamental, más importante de lo que pensamos… habría que leerlo palabra por palabra, y pensarlo seriamente…
Copio-y-pego…
“No racionalizar tanto las emociones agradables. No me refiero a subestimar la importancia del pensamiento, de hecho, la manera de pensar tiene influencia sobre el tono afectivo. El problema ocurre cuando sobrestimamos la razón. Si intentamos racionalizar más de la cuenta los sentimientos, obstaculizamos su fluidez, los inhibimos, les quitamos su valor funcional. En nuestra cultura, el culto al análisis es tanto que no somos capaces de oír, mirar o tocar, "sin pensar". Hay una tendencia clara a "ubicar" la emoción en categorías conceptuales, juicios de valor y opiniones. Cuando estemos bien y contentos, no nos enfrasquemos tanto en los por qué. Si no es dañino para uno ni para los demás, simplemente aceptemos el disfrute con agradecimiento”.
… Y es que como uno se ponga a pensar mucho en lo que siente… deja de sentir automáticamente…
Y es que la amistad no es una palabra, ni un taxi, ni un paraguas… la amistad es un sentimiento… una vivencia…

.../...

mitxoleta -

Bueno… ¿Saben que les necesitas? ¿Les exiges demasiado? ¿Les das lo que ellos quisieran de ti?... Esas y muchas otras preguntas nos podríamos hacer de las relaciones con los amigos. Cada persona es un mundo.

Se llegan a conclusiones que no siempre gustan, pero que son reales, que se mueven en el día a día. Yo no soy tú, tú no eres yo. Cada uno nos movemos en situaciones diversas, tenemos vidas distintas, tenemos un concepto de las relaciones personales que se basa en lo que en el fondo, necesitamos de los demás… Y no siempre las personas que te rodean van a dártelo, porque no viven tu vida, viven la suya. Quisiéramos que un amigo fuera alguien que siempre estuviera ahí. Pero la realidad no es esa. La realidad es que esa persona tiene su propia vida.

Con el tiempo, he aprendido, en las situaciones que tienen lugar con los que nos rodean, a no esperar lo que se que no me van a dar. El mejor amigo es uno mismo, y es la persona que más te va a ayudar a solucionar tus problemas. Es una especie de soledad impuesta por la realidad. Después están mis amig@s. En algunos podré encontrar consuelo en momentos duros, en otros, juerga para irme de marcha. En los de más acá, una llamada en cualquier momento y los de más allá, complicidad para irte de vacaciones.

Y también está la vuelta… Puede ser que en quien pienses para solucionar un problema, acuda a otra persona cuando tenga los suyos propios pero seas, para irse de marcha, o para compartir algo, el mejor de los mejores.

Con el tiempo he aprendido a jugar con lo que me ofrecen y con lo que yo puedo dar. Cada vez menos con lo que necesito, eso lo guiso y me lo como. Pero si… Es como un juego… Hay que mirar lo que se recibe, para poder dar sin hacerse daño a uno mismo. Cada persona tiene sus pautas de vida.

Claro que también podrá estar el ególatra del que no puedas recibir nada, pero al que tienes que darle todo porque si no se mosquea, que no siempre somos trigo limpio.

Es mejor pararse a pensar, en que te dan para darse cuenta de que quieren para ell@s mismos. Así nunca te fallarán.
Esa es la realidad, pura y dura.

mía -

Gracias nisu!


♥♥♥besos♥♥♥,lua & mía

nisu.- -

Mia...

A ver que he visto tu mensaje en el "Fin de año del 2005"... Haberlo consultado aquí mismo...

Las fotografías de las pintadas de Lisboa, así como las Alfama, Belem y el Algarve están puestas a partir de Septiembre de 2007.
No te concreto los artículos porque están muy repartidas a partir de esos meses.

¡¡¡ Espero que sirvan para los deberes de Luana !!!

Veo que ya te van llegando las visitas para las vacaciones de verano.

Un saludo.

Me parece que para el Festival de Cine igual vaís a tener más agua... pero la lluvia por allí os hace falta y es una buena excusa para ponerse a cubierto y ver algunas películas.

Hasta otra.

mía -

COMO QUIEN OYE LLOVER

Óyeme como quien oye llover,
ni atenta ni distraída,
pasos leves, llovizna,
agua que es aire, aire que es tiempo,
el día no acaba de irse,
la noche no llega todavía,
figuraciones de la niebla
al doblar la esquina,
figuraciones del tiempo
en el recodo de esta pausa,
óyeme como quien oye llover,
sin oírme, oyendo lo que digo
con los ojos abiertos hacia adentro,
dormida con los cinco sentidos despiertos,
llueve, pasos leves, rumor de sílabas,
aire y agua, palabras que no pesan:
lo que fuimos y somos,
los días y los años, este instante,
tiempo sin peso, pesadumbre enorme,
óyeme como quien oye llover,
relumbra el asfalto húmedo,
el vaho se levanta y camina,
la noche se abre y me mira,
eres tú y tu talle de vaho,
tú y tu cara de noche,
tú y tu pelo, lento relámpago,
cruzas la calle y entras en mi frente,
pasos de agua sobre mis párpados,
óyeme como quien oye llover,
el asfalto relumbra, tú cruzas la calle,
es la niebla errante en la noche,
como quien oye llover
es la noche dormida en tu cama,
es el oleaje de tu respiración,
tus dedos de agua mojan mi frente,
tus dedos de llama queman mis ojos,
tus dedos de aire abren los párpados del tiempo,
manar de apariciones y resurrecciones,
óyeme como quien oye llover,
pasan los años, regresan los instantes,
¿oyes tus pasos en el cuarto vecino?
no aquí ni allá: los oyes
en otro tiempo que es ahora mismo,
oye los pasos del tiempo
inventor de lugares sin peso ni sitio,
oye la lluvia correr por la terraza,
la noche ya es más noche en la arboleda,
en los follajes ha anidado el rayo,
vago jardín a la deriva
entra, tu sombra cubre esta página.

-Octavio Paz-

♥♥♥besos♥♥♥,
gracias nisu,aquí ha parado

de llover,a penas inaugurado el Festival...

Anónimo -

Gracias.
Tenía muchas ganas de saber la traducción de esta canción.
Es muy acertada.

Un saludo.

Amkiel -

Los paraguas no saben nadar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres