Blogia
................. puntos de inflexión ...

*/ Lecciones para un viaje personal ...

... foto nisu ...

____________________________________________________________

 

 

 

 

Elisabeth Kubler-Ross

en "Lecciones de vida"

 

 

En lo más profundo, todos sabemos que hay alguien que estamos destinados a ser. Y podemos sentir cuándo nos vamos convirtiendo en ese alguien. Lo contrario también es verdad: sabemos cuando algo no encaja y no somos la persona que estábamos destinados a ser. Consciente o inconscientemente, todos buscamos respuestas, intentando aprender las lecciones de la vida. Andamos a tientas por miedo y culpa. Vamos en busca de sentido, amor y poder. Tratamos de comprender el miedo, la pérdida, el tiempo. Tratamos de descubrir quiénes somos y cómo podemos llegar a ser realmente. Sin embargo, con demasiada frecuencia los buscamos en el dinero, en la condición social, en el trabajo ’perfecto’, o en otros lugares, sólo para descubrir que estas cosas carecen del sentido que esperábamos encontrar y que incluso nos producen angustia. Seguir estas pistas falsas sin una comprensión más profunda de su significado nos deja inevitablemente con una sensación de vacío, creyendo que la vida tiene muy poco o ningún sentido, que el amor y la felicidad son tan sólo espejismos. De modo que ¿Por qué esperar hasta el final para aprender las lecciones que podríamos aprender ahora? La lección del miedo, la de la culpa, la de la ira, la del perdón, la de la entrega, la del tiempo, la de la paciencia, la del amor, la de las relaciones, la del juego, la de la pérdida, la del poder, la de la autenticidad, y la de la felicidad. Nos han puesto en la tierra para aprender nuestras propias lecciones. Nadie puede decirnos cuáles son; descubrirlas forma parte de nuestro viaje personal. Aprenderemos que no estamos solos sino mutuamente conectados, que el amor nos hace crecer, que nuestras relaciones nos enriquecen. El amor es realmente lo único que podemos poseer, conservar y llevarnos con nosotros.

 

 

 

 

______________

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Levemente -

Uuuuyy mariposilla, ¡cómo me tiras de la lengua!, ejem, dedos. Te diría unas cuantas cosas más, pero como apunté anteriormente no me parece que el espacio de Nisu sea el lugar adecuado para que tú y yo nos enzarcemos (en el buen sentido de la parole) en una discusión. Si te apetece estaré encantada de seguir rizando el rizo en mi blog, pues obvio es que tú sigues en tus trece y yo en mis catorce (¿o son doce?, no sé). Y si no ... pues ahí queda la cosa ... mariposa (¡viene que ni pintada en este particular la expresión popular!).

Sí, todas las palabras que Eduardo Chillida dijo en sus discurso cuando le nombraron Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alicante son una maravilla “redonda”. Y por ende perfectas. (Si el círculo no te parece perfecto estás invitado a que lo debatamos donde ya sabes).

Gracias y un saludillo sureño.

Mariposa -

Levemente, no reinterpretes lo que escribo, por favor, yo no exijo nada a los demás, crean o no. No empleo imperativos sino condicionales.
Sigues opinando que todas las hipótesis son aceptables, pero ojo con las hipótesis, si respetan la metodología lógica esperan una tesis comprobada que las avale. Eso entiendo yo por dialéctica y por avance del pensamiento. El que no cree en el alma no tiene que demostrar que no existe pues no lo necesita. ¿Yo tendría que demostrar que los ángeles no tienen los ojos verdes si alguien me asegura que los ha visto y son de ese color?
A mí, con todo respeto, no me parece adecuada esa manera de razonar. Pero seguro que yo estoy equivocado.
Por cierto, me encanta el encabezamiento de tu blog, esa frase de Chillida...
Un saludo.

Levemente -

Con el permiso de Nisu ... Mariposa, vaya por delante que no pretendo convencerte de nada (o de todo); ni a ti, ni al resto. Consideras mi opinión simplista, en cambio para mí es “equilibrada”. Es decir, he aportado una concepción personal sobre un asunto que, desde mi apostasía y dado que no estoy en posesión de una verdad que desconozco aunque sí en una posición concreta, al parecer contraria a la que has estimado, concede un 50% de posibilidades a ambas opciones. Pero afortunadamente vivimos un tiempo que nos permite no coincidir en ideas sin que nos lleven a la hoguera.

Y ya que lo has mencionado ... sigo opinando que el mismo derecho que apostillas tienen los “no creyentes” a esperar (¿o es exigir?) que los “creyentes” demuestren la transcendencia que defienden, la tienen los “creyentes” a la viceversa: o sea, que los “no creyentes” demuestren la intranscendencia en la que ... no creen. ¡Uy qué lío, lío que yo si he sido!

No guste o disguste admitirlo, a creyentes o no creyentes, o mitad y mitad, o cuarto y mitad ... seguimos sin saber sobre un “después”, o un “no después”. O a lo mejor, o peor, ni falta que hace. Pero vamos, Mariposa, como entiendo que este espacio no es un foro de discusión ... hasta aquí puedo leer, ejem, escribir.

Por cierto ... ojalá yo pudiera ser creyente, de hecho me estoy esforzando últimamente pero debe ser una especie de don del cielo, nunca mejor dicho, ya que mis resultados son vanos.

Saludos varios.

Pd. No todas las acepciones de la palabra “fe” tienen sentido religioso, ni al uso ni al desuso.

Mariposa -

No, Levemente. Esa es la retórica simplista emplean algunos creyentes: ...que todos tenemos fe en algo.. Pues no, no estoy de acuerdo. O sea que según tú...el no creer es también tener fe en el no creer.. No comparto en absoluto ese planteamiento.
Y hay que recordar que son los que afirman que lo trascendente existe quienes tendrían que demostrarlo, y no los que dudan o no se lo creen.

Nisu. Cualquiera que haya leído a E K R sabe que su manera de tratar los cuidados paliativos: dar mucha importancia a los cuidados finales "espirituales" frente a otras necesidades ante el dolor físico, su metáfora constante de la mariposa y el tránsito de un estado existencial a otro, su gusto por lo extrasensorial y la continuidad del alma, y su cuestionamiento más o menos solapado a la eutanasia la hizo famosa y respetada en muchos círculos religiosos.
Dices que es bueno el consuelo si es efectivo ene sos momentos y consuela, sin duda, de acuerdo, claro que sí, sobre todo cuando hay miedo (los "rojos" también lo tienen, y no tienen respuestas), pero ELK fomentaba como "aceptación" de la muerte lo que para los que no creen en otra vida no es sino "resignación" ante la muerte. Parece lo mismo pero no lo es. Son cosas diferentes. Y por eso su mensaje bienintencionado no puede satisfacer a todos.
Saludos.

Levemente -

Tan ciega es la fe de quien cree en la transcendencia, como de quien la niega. Lo único cierto es que, desde este lado de la vida, un posible o imposible "después" tan sólo es una conjetura. Hipótesis si se prefiere.

Salud.

nisu,.- -

Saludos a todos.

Mia... recuerdos para todos.
A ver si te ayudo con la "ñ".
Escribiendo en Word funciona. No sé si al escribir comentarios en páginas te lo permitirá. Pero si escribes en Word el comentario y lo copias-pegas en la página igual la "ñ" te la conserva.
ñ -> Mantienes la tecla "Alt" pulsada y en las teclas numéricas de la derecha das 164. (Alt+164)
Ñ -> Alt+165
Suerte.

Mariposa
Me has dado en “lo menos sagrado”… jejeje…

De verdad que si esto había pasado la criba es por un sola “n”. Si la frase empieza “Nos ha puesto…..” habría quedado descartado totalmente.
Pero esa simple “n” hace el texto más ambiguo… y puedes sobre ella, para disimular la cosa, hacer preguntas… ¿Quiénes nos han puesto?... Nuestros padres (con su “sagrado” orgasmo)… generaciones anteriores (como fruto de una colectividad)… es decir, cosas menos transcendentes, muy terrenales, y que no se basen en una fe ciega.

De todos modos trabajando con quien trabajaba Elisabeth Kubler-Ross… no es de extrañar que en determinadas situaciones de debilidad uno se agarre, sin mucha fuerza ya, a fes cegatas, es fácil al que ya casi no ve nada “hacerle ver” esperanzas (???)… no sé, me imagino (de momento) que son momentos de debilidad… Ya no le doy mucha importancia a algunas palabras; a fin de cuentas a todos se nos escapan guiños transcendentes: A ateos “de toda la vida” en momentos determinados les sale decir (decimos) cosas tan extrañas con… “Ay dios”… “¡diossss!”… e incluso en momentos muy duros expresiones “mucho más viscerales” (con perdón por lo gráfico)… en las que lo único que hacernos es… reafirmarlo, confirmar su existencia. No sé me recuerda esas escenas de rojos de pro desde un pensamiento materialista a ultranza… besando un rosario o rezando un padre nuestro en el momento antes de ser fusilados.

Elisabeth Kubler-Ross habrá salido tocada de esos momentos finales. Así que me la imagino con sus “pacientes” (que ya no esperan nada) y desde la debilidad y sobre todo la IMPOTENCIA de la situación, les es fácil “caer” en esperanzas de transcendencia. Hay que “vender” algo en ese momento tan “trascendental” de la vida.

Y no sé… Llega un momento en que habría que diferenciar… Yo me he ablandado, y cuando veo personas con fe ciega en la trascendencia, pienso que individualmente esa fe tiene mucho de humanismo. En el fondo esas creencias, en su base, son solidarias y tal y tal… aunque pongan su fe en “algo extraño, indeterminado y, al parecer, transcendente” (digo al parecer transcendente… porque a fin de cuentas es una creación humana. No hay dios que haya hecho a los hombres… pero sí que los hombres han hecho a los dioses)… Creo que algo no funciona si vives pensando en otra cosa, en otra vida… Posiblemente eso te quita vida. Pero la fe intima puede ser bastante inocua… la fe colectiva es “sectaria”.

Es Benedetti… como no… el que dijo esa frase que dice:

“Ninguna guerra empieza mientras la religión no la bendice”.

Y esa es una utilización de la fe poco transcendental.
Y… es que por otra parte “esas fes ciegas” se ha utilizado para condicionar, amargar, anular, manipular, negar… la vida de otras personas; y si vivías al margen de esa fe, eras quemado en una hoguera, o lapidado actualmente. O te hacen vivir ocultando tu cuerpo, o te torturan psicológicamente haciéndote sentir un “pecador”, un culpable de no sé qué… Y tratan, finalmente, de a cambio de “otra vida”… negarte esta.

Y eso… sí que no va conmigo.

Una “n”…
Aio.-

Mariposa -

Desde que he leído en ese texto que "... NOS HAN PUESTO en la tierra para aprender nuestras propias lecciones. " me doy cuenta que es la misma Elisabeth Kubler-Ross de siempre, la de las bonitas palabras que sólo tienen sentido si se tiene fe ciega, como ella, en lo trascendente.
No es para mí.
Saludos.

mia -

que inmensa verdad,hoy.a

pocas horas de llegar,

lo puedo confirmar!

besos desde la casa de gaby y sonja,Romy y Aster están muy guapas!

Sangon -

La afirmación:"...para aprender nuestras propias lecciones. Nadie puede decirnos cuáles son; descubrirlas forma parte de nuestro viaje personal." me parece lo más acertado, incluso puede entrar en contradicción , en cierta forma con lo anterior en el texto, cuando se generaliza y uniformiza cuando se dice "todos sabemos" "buscamos... en el poder... en el dinero" etc.

¿"Poseer el amor"?, no se, yo siempre creo que es algo que se da, que surge de ti y sale despedido en todas direcciones; y en ese hecho mismo esta la dicha, o esta eso que sentimos que es tan dificil de explicar con palabras.A partir de ahí, con esa base, cada uno realiza su viaje a su manera, coincidiendo a veces con su entorno, otras veces no tanto.

Ahimsa -

Me encantan esas lecciones!
Texto de una gran profundidad, que junto a la foto nos anima a seguir aprendiendo, caminando...
Gracias amigo por el regalillo.

"El amor verdadero hace milagros, porque el mismo es ya el mayor milagro."
-Amado Nervo-
Salud, amor y que disfruten del fin de semana.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres