Blogia
................. puntos de inflexión ...

*/ Jaulas y cucharas ...

"Cuchara" de Marina Páez

____________________________________________________________

 

 

 

 

La jaula y la cuchara

una fábula de

Albert

 

 

 

Se trata de aceptar que estamos todos encerrados en una jaula, en nuestra jaula. El carcelero pasa y nos vigila. Pero cuando se da la vuelta es el momento de sacar la cuchara y continuar haciendo nuestro agujerito, el túnel por el cual algún día vamos a escapar.

Mientras tanto fingimos o aceptamos nuestra condición de prisioneros. Pero la cuchara siempre en la mano, escondida detrás de la espalda.

Un trabajo de mierda, una vida tediosa, una familia que no se termina de despegar, los fantasmas de cada uno, tan déspotas como el peor de los jefes. No importa. Es el arte de la cuchara lo que nos va a salvar. Cavar más hondo, y no decírselo a nadie.

 

 

 

   

_______________

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Sangón -

Cada uno somos nuestro propio carcelero... si dejamos de serlo, desaparece la idea de "prisionero" no hay ni prisiones ni hacen falta cucharas...

lully desnuda -

Holas!!!

Hay que mirar la forma de salir sin que tenga que ser esa cuchara... hay luces en el camino que nos permiten oportunidades divinas.

Un abrazo con los afectos de siempre, hoy renovados.

agus -

complicado, lineas sutiles,cosas que parecen lo que no son. Hay que hilar muy fino,cirujano preciso con el bisturi, un milimetro de equivocación provoca una emorragia fatal, y confundir y alejar lo que amas, solo al alcance de maestros.

Ahimsa -

...Desapegarse a las cosas o relaciones no se trata de ser frío o desinteresado o señal de desamor, más bien es no tener miedo a perder sea lo que sea a lo que estamos apegados.

Hay un dicho que dice: “Si amas algo déjalo libre, si vuelve a ti, es porque siempre fue tuyo y si no es porque nunca lo fue”.

Aprender en la vida el desapego nos permitirá trascender hacia un plano espiritual más elevado. No es algo fácil y dependerá de cada persona el lograr desatarse y cortar esos lazos que no le permiten crecer.

“Esta ley dice que para adquirir cualquier cosa en el universo físico, debemos renunciar a nuestro apego a ella. Esto no significa que renunciemos a la intención de cumplir nuestro deseo. No renunciamos a la intención ni al deseo; renunciamos al interés por el resultado.

Salud y besos para tod@s.

Levemente -

¿Cavar más hondo para hallarse o para escapar de un trabajo de mierda, de una vida tediosa, de una familia que no se termina de despegar, de los fantasmas de cada uno, tan déspotas como el peor de los jefes... tal vez incluso para huir de uno mismo? Estamos encerrados sí y a la par somos... o podríamos ser libres; al menos en algún lugar de nuestra mente. Paradójico, como no podía ser menos.

A tenor del comentario de Ahimsa me pregunto si nuestra condición humana permite un desapego absoluto.

Anónimo -

Pero si no se lo decimos a nadie, còmo saben los otros que estàn en una jaula?Còmo saben que eso que tienen en las manos -còmo saben que sus manos- son cucharas que sirven para ser libres?

Ahimsa -

...el desapego es una acción y un arte...

Salud y besos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres